Eclipse Solar en Valle del Elqui

Autor: 
Carpas Tribu
Fecha: 
7/2/2019
El Martes 2 de Julio de 2019, la oscuridad se apoderó de Chañaral durante el día.

No todos los días tenemos la oportunidad de disfrutar un fenómeno astronómico de estas características. En medio de la tarde, la luna se dispondría frente al sol y lograría proyectar completamente su sombra sobre algunas regiones a lo largo del Océano Pacífico.

Un evento imperdible. Por lo que apenas llegó el viernes decidimos embarcarnos en búsqueda de un sitio dónde vislumbrar el eclipse. Y ¿Por qué no? Aprovechar el camino para hacer de esta experiencia el panorama perfecto.

Nuestro destino: Chañaral de Aceituno. La caleta de pescadores escondida en el medio de Freirina. Conocida por el avistamiento de distintas especies de ballenas como la fin, la jorobada, la minke, la franca y la gran ballena azul. Además de otras varias especies de delfines como el calderón negro, el delfín de risso y el nariz de botella.

Durante el recorrido, nos adentramos en las costas de la playa El Apolillado. Junto al equipo de buceo nos sumergimos entre las rocas y nos detuvimos en algunas playas más hasta llegar al Valle del Elqui, dónde finalmente nos reunimos con la TRIBU.

Tarde de buceo en las aguas de El Apolillado
Reunidos junto a la TRIBU

Nos sentamos una vez más alrededor del fuego para compartir junto a viejos amigos que no veíamos hace ya un tiempo, y otros más que se sumaron en la travesía. Desde allí, podíamos admirar el cielo nocturno que nos regalaba la Región de Atacama, entre medio de los cerros y la buena compañía.

La noche anterior al evento, luego de intercambiar anécdotas e historias en torno a la fogata, decidimos irnos a descansar temprano ¡No queríamos perdernos nada al otro día!

Amanecimos el martes temprano, cerca de las 9 de la madrugada, compartiendo el desayuno con la TRIBU y emprendimos el viaje final hacia Chañaral de Aceituno. Logramos encontrar un lugar rápidamente y estacionamos a la espera del suceso.

Cuando aún faltaban algunas horas para el eclipse comenzaron a salir los lentes de las cámaras y las ansias por captar el instante perfecto ya podían percibirse. Todos nos disponíamos a preparar las gafas especialmente diseñadas para no dañarse la vista y así observar tranquilamente el evento principal.

El reloj marcaba las 15:42 hrs. cuando logramos percibir que el sol empezaba lentamente a taparse. El visor de la cámara era intercambiado sucesivamente por las gafas especiales y, poco a poco, la oscuridad comenzaba a apoderarse de la caleta.

A las 16:39 hrs. el día se hizo de noche.  La umbra de la sombra alcanzaba su punto máximo proyectando sobre nosotros la corona solar completa por unos minutos.

El fenómeno a través de las gafas especiales.
Corona solar a las 16:39 hrs. En el punto máximo del eclipse.
La oscuridad cubrió completamente el valle por unos minutos.

La luz comenzó a volver poco a poco en Chañaral, hasta que terminó de coincidir la luna con el sol después de las 17:30 hrs. de la tarde.

volver al blog
Post siguiente → Post Anterior

Otras historias en el blog